>

Conoce Más
Conoce más acerca de tu municipio y temas de interés.

Fiesta de San Miguel del Milagro

En el municipio de Nativitas son tres las comunidades encomendadas al Arcángel Miguel: San Miguel Analco, San Miguel Xochitecatitla y San Miguel del Milagro. En cada una de ellas se celebra anualmente el 29 de Septiembre, pero sólo en San Miguel del Milagro –de cuyo santuario existen referencias desde 1631[i]- se reciben a miles de personas, provenientes de distintos puntos de México y el mundo, a lo largo de cuatro semanas entre finales de Septiembre y Octubre.

Feligreses

Visitantes

Los visitantes del Santuario de San Miguel del Milagro tienen distintas vestimentas, formas de llegar al Santuario (algunos llegan a pie, otros a caballo, bicicleta, en grandes autobuses o en coches privados) y lugares de origen[i], pero la devoción al Arcángel Miguel los une. Tal es el grado de fervor que, de acuerdo con Sergio Pérez, párroco del Santuario, la noche del 28 de Septiembre de 2017 el templo –con capacidad para aproximadamente 600 personas- tuvo un flujo constante de fieles que no permitió que estuviese vacío. La cantidad de personas que acuden es tal, que obliga a que las misas del 29, que suceden cada hora desde las 5am, se celebren en el atrio para que la multitud pueda estar presente.

Peregrinos de Zacatlán

Festividad y Celebración

Aunque el 29 de Septiembre es la fecha de celebración del Arcángel Miguel en el mundo católico, las distintas peregrinaciones acuden desde días antes al Santuario de San Miguel del Milagro; en algunas ocasione los fieles escoltan la imagen perteneciente al templo de su lugar de origen, acompañados de mariachis o una banda. Al llegar, los feligreses entran al templo junto con el grupo musical para celebrar misa, dejar flores o veladoras, y dar gracias. Aunque no se tiene una fecha precisa para señalar cuándo comenzaron a realizarse las peregrinaciones, se sabe que desde el siglo XVII el Santuario era visitado por personajes como el mismo Gobernador de la Provincia de Tlaxcala, quien acudió con un grupo de Ministros de Vara el 13 de Julio de 1685.[i]

De acuerdo con pobladores de la comunidad  que ayudan durante la celebración, algunas peregrinaciones que acuden, provenientes de zonas indígenas en Oaxaca y Puebla, llevan a cabo bailes de sus regiones en el atrio del templo. Posiblemente a modo de ofrenda para el Arcángel.

Peregrinos de la Familia Limón

Devoción

Quienes visitan el Santuario por primera vez son fácilmente identificables por las coronas de flores que portan, mayoritariamente se trata de niños, pero también se puede ver a adultos usándolas.

Las coronas de flores, garrafones multicolores (para llevar un poco del agua bendita), veladoras y toda clase de artículos religiosos son vendidos al exterior del Santuario, al igual que comida y bebida de todo tipo y para todos los gustos.  

Parece tratarse de dos mundos distintos: el existente antes de pasar las puertas del atrio y el que existe después de ellas. Mientras que en la plaza y calles de la comunidad de San Miguel del Milagro el ambiente es festivo y caótico, en el Santuario se percibe la paz y la devoción; las personas se persignan frente a las imágenes del Arcángel, esperan en silencio a que las terminen de “limpiar” frotándolas con veladoras, aguardan a que se les proporcione agua bendita o hacen fila para pasar al templo a encender una veladora y recibir la bendición. También se puede observar a las peregrinaciones tomándose fotos en el atrio, algunas de ellas están compuestas por familias enteras que viajan anualmente en bicicleta hasta ahí.

Peregrinación

Feligreses

La visita anual de miles de feligreses no sólo beneficia económicamente a los pobladores de San Miguel del Milagro, quienes venden alimentos y bebidas; ofrecen lugar de estacionamiento, baños, regaderas o hasta espacio para dormir. Habitantes de comunidades vecinas también acuden a vender sus productos y es fácil identificar a los vecinos de San José Atoyatenco, vendiendo suculentas carpas o a los de San Vicente Xiloxochitla y San Francisco Tenexyecac con canastos de tacos, pero también acuden los de Santo Tomás la Concordia a vender quesos o los del vecino municipio de Teacalco a ofrecer barbacoa. Algunas comunidades prefieren esperar el paso de los fieles por sus poblaciones: En la comunidad de Jesús Tepactepec, Nativitas, se sabe que, después de acudir a San Miguel del Milagro, los devotos pasarán a bañarse al templo del Padre Jesús de Los Tres Caminos con las aguas curativas del pozo que se encuentra en el templo. Algo similar sucede en la ciudad de Tlaxcala, donde los fieles del Arcángel Miguel suelen hacer parada en la Basílica de Ocotlán, y en las ciudades de Santa Ana Chiautempan y Huamantla, donde también acuden los visitantes después de haber pasado por el Santuario de San Miguel del Milagro.

Además de la dimensión religiosa, la celebración del Arcángel Miguel también tiene espacio para la diversión. El 28 se suele quemar un castillo que alumbra la noche junto con numerosas bombas chinas y hasta espectáculos que combinan pirotecnia con música; los numerosos juegos mecánicos, que entretienen a niños y adultos por igual, comparten la plaza con los puestos de comida y, finalmente, no es difícil encontrar sitios donde se vende desde pulque hasta micheladas, piñas coladas u otras bebidas alcohólicas.

Ya sea por curiosidad, devoción o ganas de divertirse, la celebración de San Miguel del Milagro tiene oferta para todos los gustos, tal como lo prueban los miles de visitantes nacionales e internacionales que acuden anualmente.


Por: Larissa L. Elizalde D.

Referencias

[1] Según la Introducción a la Narración de la maravillosa aparición de EL ARCÁNGEL SAN MIGUEL DEL MILAGRO (Francisco de Florencia, Tlaxcala, 5ta edición conmemorativa 1992, con motivo del 3er Centenario de la 1era edición, por el Rector Pbro. Gilberto Cervantes B., p.13) la primera aparición del Arcángel al indígena Diego Lázaro y el permiso para hacer una ermita en el pozo de agua milagrosa están fechadas en 1631.
[1] Los visitantes constantes provienen de Texcoco, las comunidades de Nativitas y Tlaxcala; la sierra de Puebla y la sierra de Oaxaca, pero también acuden de estados como Monterrey y Veracruz, o desde otros países, como China o Estados Unidos de América. Cabe precisar que los visitantes internacionales suelen acudir después de visitar la zona arqueológica de Cacaxtla-Xochitécatl, por lo que es posible que acudir al Santuario no sea el objetivo principal, a diferencia de los peregrinos nacionales.
[1] Archivo Histórico del Estado de Tlaxcala, Fondo Colonia, Sección Judicial, Serie Criminal 1615-1821, Caja 1, Exp. 15, Foja 1.